Shiva - El Principio masculino del tantrismo

En el panteón Hindú, Shiva es uno de los dioses de la Trinidad Divina compuesta por Brahma, Vishnu y Shiva mismo, cada uno representando uno de los tres aspectos del Divino, es decir el Creador, el Sostenedor y respectivamente el Destructivo del Universo. Se afirma que Shiva vive en Svarloka, el reino de los dioses y de los mitad-dioses dirigidos por Indra, el más grande de ellos.

Shiva es aparte de Paramashiva y corresponde al aspecto de Última Realidad que es pura conciencia, pura subjetividad, puro Sí, sin referirse aún al menor matiz de "Yo soy" o "Estoy eso" o "Estoy aquí".

En su libro titulado Tantra-Loka, el famoso Abhinavagupta se refiere a Shiva como "La Madre y el Padre del Universo". Shiva es la semilla o el origen del universo multidimensional, permitiendo la aparición de todas las demás categorías ontológicas. Sin embargo, no existe nada de dualidad en Shiva porque Él está completamente hundido en una unión extática y feliz con Shakti.

De todos modos, para entender correctamente el concepto fundamental del Tantrismo que es Shiva o el principio masculino, debemos investigar hacía las raíces mismas del Tantra.

El Tantrismo ha adquirido repentinamente una inmensa popularidad entre los filósofos y teólogos como también por entre los "practicantes" (yoguis, ascetas, etc.), su prestigio llegando aún en los niveles populares. Por consiguiente, todas las grandes religiones hindúes han asimilado el Tantra en una forma u otra. De hecho, el proceso ha empezado ya muchos miles de años, durante la civilización Ária y durante la el proceso de mezclar de las diferentes tradiciones co-existentes (Dravidianas, etc.).

La tradición legendaria afirma que durante estos tiempos muy agitados nació un hombre maravilloso llamado Sadashiva. El nombre significa "Él quien dedica sus vida para el bienestar de los demás". Sadashiva, conocido como Shiva, fue un maestro espiritual sobresaliente o Gurú. Fue el primero que ofreció a la humanidad la presentación sistemática de un pensamiento espiritual genuino. Según la leyenda, él es quien estableció las bases de la danza espiritual y de la música en la India y por las cuales es conocido también como NATARAJA, el Dios de la Danza Cósmica.

Aún más, el fundador verdadero de la Medicina Tradicional Hindú y el proveedor también de un sistema básico del conocimiento específico (conocido bajo el nombre de Vadyak Shastra), es sin duda alguna el mismo Shiva.

Shiva tuvo un papel extremadamente importante, igualmente en el ámbito social. Es el creador del sistema del casamiento, en el cual los dos compañeros de la pareja aceptan responsabilidad igual, a pesar a la casta o a la comunidad a la cual pertenecen. Shiva mismo es conocido venir de una familia mixta y por su casamiento con una princesa Ária ayudo mucho en la unificación de las diferentes facciones guerreras existentes en la India de esos tiempos. Es sabido Hindú Sri Shankar, experta en estudios e investigaciones sobre el Tantrismo, considerada a Shiva como el verdadero padre de la civilización humana.

Sin embargo, la más importante contribución en el desarrollo de una civilización verdaderamente espiritualizada, lo representa el concepto del Dharma. La palabra sánscrita Dharma se puede traducir literalmente como "característica innata". ¿Pero cuales serían las características innatas del ser humano? Shiva explicó que los seres humanos buscan y anhelan hacía la felicidad que está por encima de la que origina en la satisfacción de los sentidos. El objetivo indiscutible de todos los seres humanos, sea que estén o no conscientes de eso, es obtener la paz y la libertad absoluta, conocimiento infinito y de beatitud espiritual.

Las ideas de Shiva fueron primeramente transmitidas oralmente, luego en forma escrita. Parvati quien fue la esposa de Shiva, manifestaba la costumbre de preguntarlo en la relación a los sujetos tratados por Él durante la práctica espiritual que enseñaba.

En Los Tantra (textos o escrituras en las cuales se presentan la filosofía y la práctica tántrica), son en realidad diálogos entre Shiva y su esposa Parvati, diálogos en los cuales Parvati pregunta sobre asuntos espirituales mientras Shiva ofrece respuestas divinas.

Los Tantra son divididos en dos gran categorías:

1. Los principios teóricos del sistema tántrico. La filosofía tántrica y las concepciones sobre diferentes asuntos se encuentran en las escrituras llamadas NIGAMA.

2. Las prácticas por medio de las cuales se pueden lograr los objetivos propuestos; los diferentes métodos, técnicas y procedimientos se encuentran en los textos llamados AGAMA.

Muchos de los manuscritos fueron perdidos para siempre, otros se arruinaron a lo largo de los siglos, y otros todavía no pueden ser leídos por el gentío común porque sus textos encriptados fueron escritos de tal manera para qué ocultan los secretos tántricos frente a los ojos de quien no posee un conocimiento básico. Aquí está también la razón por la cual las concepciones y los fundamentos del Tantra todavía no fueron completamente desencriptados hasta nuestros días.

Una parte de la enseñanza original de Shiva fue perdida, otras partes difundieron en zonas muy extendidas, siendo asimiladas en diferentes maneras y formas en las tradiciones y las escuelas locales.

Cada creyente Hindú sigue su camino propio, según su aspiración interna, escogiendo una de las corrientes espirituales que implica la adoración de uno de esos tres dioses.

Por consiguiente, el Tantrismo y el Yoga están especialmente orientados hacía la adoración de Shiva, los creyentes son muchas veces conocidos como Shivaítas, y la corriente espiritual lleva el nombre de Shaiva. Otros buscadores espirituales se han orientado hacia el culto de Vishnu (camino espiritual conocido bajo el nombre de Vaishnava).

Sin embargo, deberíamos distinguir con la atención entre las diferentes corrientes espirituales y las corrientes "espirituales" opuestas, lo que no se aplica en el caso de los caminos Shaiva y Vaishnava. Algunos estudios occidentales han cometido el error de afirmar y sostener la idea que existen antitesis, competencias y aún peleas entre las dos corrientes espirituales. El investigador occidental debería entender correctamente que por los hindús, Shiva y Vishnu representan dos aspectos complementarios de Brahma, el Creador. El primer de los dos dioses, Shiva, representa la destrucción, la transformación y el principio de la reiteración de la Creación Infinita, mientras el segundo, Vishnu, representa el principio de conservación, que anima y mantiene la creación en su ensamble.

Lamentablemente, hoy en día muchas veces el Tantra aparece para muchas personas como tenebrosa, como un misterio inquebrantable y lleno de controversias, actitudes que determina una multitud de malos entendimientos y concepciones erróneas que a veces aparecen aún en las mentes de algunos "famosos" investigadores occidentales del Tantra.

Los tántricos (es decir los practicantes del Tantra) y los yoguis (es decir los practicantes del Yoga) pertenecen a la corriente o al camino espiritual Shaiva. El aspecto de la Realidad Última en la forma del Transformador, el renovador de una Creación eternamente vivaz y efervescente "encajó" mejor para la búsqueda espiritual y para el ardor de estos practicantes.

 

El camino Shaiva presenta a Shiva como investido con todos los atributos de la Divinidad Suprema y en esta acepción, Él es el Creador Supremo. Su representación simbólica mientras baila el baile mágico de la creación representa un tema iconográfico muy rico en símbolos sobre el ritmo de la vida de toda la Creación del mundo y también sobre su destrucción. Ambos aspectos serán presentados en detalle más en adelante.

El nombre Shiva significa "El bueno y el cariñoso". Paradójicamente, Él es conocido como el Dios de la destrucción, pero no se debe entender eso como relacionado con la destrucción del ser humano, sino más que todo con la destrucción inexorable de la ignorancia y de la corrupción de la naturaleza humana. Porque Él es una fuerza infinitamente benévola aún si castiga con rapidez y aleja la ignorancia que restringe y por consiguiente permite al ser humano de contemplar Su magnificencia.

ASPECTOS DE SHIVA

BHAIRAVA o PARAMASHIVA son nombres que la tradición shivaísta da al Supremo Absoluto, "El Único sin Segundo". Sin embargo, esta Pura Conciencia Trascendente puede ser percibida y concienciada por la mente humana común sólo por medio de formas personalizadas a las cuales el entendimiento humano común se puede dirigir. Este aspecto de la Fuerza Divina Suprema es conocido bajo diferentes nombres como por ejemplo: Maheshvara, Shankara, Bhagavan, Isha, Shambu, etc. nombres del Divino tanto en su aspecto trascendente como inmanente, dualidad que cualquier creyente de no importa que religión, forma o apelativo adora. Así como lo contó Swami Vivekananda, esta forma de alguna manera personalizada del Divino "es la suprema forma que el espíritu humano puede conferir al Absoluto".

El adorador tántrico encuentra en Shiva el "Dios del Amor", como una viva y vibrante realidad, llena de energía espontánea, de fuerza divina cuya presencia él puede percibir directamente, pero a quien él considera como una persona: "Usted es el gran ser (Mahapurusha), el único, el refugio de todos los seres". El gran poeta místico Utpaladeva se dirige así hacía Shiva: "Usted es el Ser Espléndido (Adhipurusha), permanentemente despierto en el mundo adormecido". En realidad, Shiva no tiene otro observador que Él mismo. Por consiguiente, él no puede constituir un objeto de estudio u observación para la percepción humana porque Él mismo es el Supremo Sujeto, que finalmente es logrado por los buscadores que realmente llegan al tope, por los conocedores de los conocedores, por los únicos Sujetos que se volvieron real y totalmente conscientes.

Para la metafísica tántrica, la Realidad Absoluta incluye en Ella misma todas las dualidades y polaridades reunidas, reintegradas en el estado de Unidad absoluta. La creación y todo el desarrollo implica la representación de la destrucción de la Unidad primordial y la separación de los dos principios fundamentales (Shiva- Shakti, etc.); El sufrimiento, la ilusión, la esclavitud que experimentamos como seres humanos ocurriendo exactamente en este agudo estado de dualidad (sujeto-objeto, etc.). El objetivo en la sadhana tántrica es reunir en los dos principios al interior del mismo corazón y cuerpo del discípulo practicante.

Abandonando por el momento los problemas metafísicos e intelectuales puestos por la trascendencia y la inmanencia simultánea del Divino, trataremos a continuación sobre los diferentes aspectos de Shiva, así como fueron transmitidos por la tradición de los Purana y de los Agama. Dichos aspectos de Shiva son considerados como hilos-guías para el entendimiento y la práctica del Tantra.

MAYAVIN, o el Supremo Mago o el Dueño de la Ilusión Cósmica o MAYA. Shiva es el mago perfecto que crea el mundo fenomenal por medio de su encanto cósmico. Es un pintor perfecto porque pinta la frescura y la riqueza de todo el universo en la pared de su conciencia sin ningún instrumento, material o modelo. Por medio de los gestos de su mano (Mudra), Él impregna en todo el mundo la diferenciación entre el masculino y el femenino. Como un actor, actúa solito en la obra de teatro de los tres mundos que Lo identifican.

PASHUPATI, o el buen Pastor o el Guardián de la manada. Shiva es también el Dios de la compasión y de la gracia infinita. En este aspecto, Él es adorado como el pastor de las almas hundidas por la ignorancia, almas que Él protege e impulsa constantemente hacía la realización de la suprema libertad.

UMAPATI, o el Bien amado de UMA. En este aspecto, Shiva se muestra como el Dios del Amor, el esposo amado por la energía divina esencialmente creativa o la madre cósmica llamada Shakti, Uma o Parvati que Él eternamente abrasa. Dicho amor universal entre los dos principios cósmicos siempre tiene correspondencia a nivel humano, en la felicidad y la beatitud extática que comparten ardientemente dos corazones enamorados.

VIRUPAKSHA, o Shiva Trascendente. Como Virupaksha o Trilocana, Shiva es adornado con el tercero ojo, terrible y misterioso, dueño de la destrucción de la dualidad y de la muerte, ojo que al mismo tiempo es el ojo de la compasión infinita que irradia permanentemente felicidad divina y amor.

Facebook Twitter Google+ Pinterest